LA PIROSIS Y EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO


El reflujo gastroesofágico es una enfermedad caracterizada por alteraciones inflamatorias del esófago, producto de episodios de reflujo, la cual puede asociarse además con la denominada pirosis o acidez. A continuación, hablaremos acerca de la relación existente entre ambos problemas médicos, la pirosis y el reflujo gastroesofágico, y qué factores pueden conllevar a su aparición.

¿En qué se relacionan la pirosis y el reflujo gastroesofágico?

Normalmente, la pirosis es el resultado del contacto entre la pared del esófago y el ácido que se origina en el estómago. A diferencia de la pared del estómago, la pared esofágica no tiene protección, por lo que puede llegar a irritarse al entrar en contacto con el ácido, dando lugar a la sensación de ardor o quemazón.

El esófago constituye un tubo muscular de poco más de 20 cm de largo que se prolonga desde la faringe hasta el estómago y que sigue la curvatura de la columna vertebral, bajando por el cuello y el tórax para terminar en el abdomen. Cuando el contenido del estómago se transmite hacia arriba y llega al esófago, se tiene lo que se denomina reflujo gastroesofágico, y uno de los síntomas mayormente asociados a esta enfermedad es precisamente la pirosis.

pirosis y el reflujo gastroesofágico causas

Qué puede ocasionar la aparición de la pirosis y el reflujo gastroesofágico

El estómago y el esófago se unen formando una especie de válvula muscular, llamada esfínter esofágico inferior (EEI). Cuando deglutimos los alimentos, éstos pasan por el esófago hacia abajo, y es cuando el esfínter esofágico inferior se relaja, permitiendo que la comida pase hacia el estómago.

Por lo general, el esfínter esofágico inferior solo admite el paso de alimentos en sentido descendente, pero cuando presenta debilidad, hace posible el paso de los mismos en sentido ascendente, hacia el esófago. Dicha debilidad puede venir dada por factores como el tabaquismo, el embarazo, el uso de ciertos medicamentos, enfermedades que afectan la musculatura, entre otros.

Asimismo, entre las causas de la pirosis y reflujo gastroesofágico podemos encontrar comidas muy copiosas y la ingesta de alimentos estimulantes como frituras, grasas, condimentos, café, té, chocolate, alcohol, etc.

Por otra parte, la obesidad y el acostarse justo después de comer también pueden provocar su aparición.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…